Por una Vida sin miedo, sin culpa, sin racismo, sin violencia

Por Yolanda Rojo Chavez

Presidenta de Foro Educativo

Conmemoremos el 8M para reafirmar nuestras LUCHAS por Vida digna en plenitud de derechos: participar y decidir en la vida política de nuestras comunidades y de nuestro país, decidir sobre nuestros cuerpos, vivir sin violencia, gozar de educación sexual integral y antirracista, tener trabajo digno e igualitario, distribución equitativa del cuidado de la vida y del trabajo doméstico.

Hoy, 8 de marzo es un día de conmemoración. Un día para honrar las luchas de las que nos precedieron, para recordar que, gracias a ellas, hoy podemos estar aquí, celebrar los derechos alcanzados y defenderlos, y continuar luchando por Vida plena.

La lucha de las mujeres ha sido siempre una lucha por Defender Vida digna con igualdad de derechos para los géneros. Esa lucha significa visibilizar y enfrentar mandatos culturales y relaciones de poder reproductores de desigualdad, violencia y subordinación. Esa lucha enfrenta el sistema patriarcal, que junto con el neoliberalismo perpetúan inequidades e injusticia, especialmente para las niñas y mujeres.

El debilitamiento de nuestro sistema democrático debido a la crisis política, profundiza y vulnera constantemente los derechos de las mujeres.

Habiendo cumplido ya el Bicentenario de la República, y en esta “democracia que ya no es democracia”, las mujeres peruanas no somos reconocidas como sujetos políticos, es decir, como actoras de poder en la toma de decisiones del gobierno de nuestras comunidades y de nuestro país.

Por ello, se busca silenciarnos, invisibilizarnos, denigrarnos, estigmatizarnos empleando argumentos misóginos y machistas al señalar que nuestro “lugar” no es la calle ni lo público, sino nuestro hogar y nuestra misión cuidar de nuestros progenitores o hijos. Junto con ello, se despliega políticas y medidas racistas que violentan a nuestras hermanas indígenas, especialmente, andinas. Por ello, decimos que la actual Presidenta no es la primera presidenta mujer, sino la primera dictadora de nuestro país que encarna un proyecto político de opresión patriarcal y racista, colocándose al servicio de las élites del poder económico.[1]

Sufrimos violencia por ser mujeres desde muy niñas. De acuerdo a la Defensoría del Pueblo en enero de 2023, se ha registrado 472 mujeres desaparecidas, 292 (62 %) niñas y adolescentes mujeres y 180 (38 %) adultas[2]. En los primeros 50 días de este año, 23 mujeres fueron víctimas de feminicidio[3]. Y, el MIMP ha atendido 11,657 denuncias de violencia contra las mujeres y niñas.

Foto: Andina

Nuestro derecho a la educación, siendo una de las primeras conquistas del movimiento feminista a inicios del siglo XX -Mercedes Cabello, Clorinda Matto de Turner, Teresa González de Fanning, Manuela Gorriti y María Alvarado-, no está garantizado plenamente. Si bien hemos avanzado en el acceso a la educación básica y a la educación superior, se reproducen desigualdades y violencia de género en la construcción de aprendizajes y en la convivencia cotidiana escolar y en las instituciones educativas en general. En los últimos años, vivimos la arremetida de los grupos antiderechos y ultraconservadores que impiden la incorporación del enfoque de género en nuestra educación.

Las luchas de las mujeres es entonces una lucha política, amplia, masiva. Nuestra lucha es contra la pobreza, la corrupción, la injusticia. Nuestra lucha es por democracia real, esa que garantiza derechos para todas, todos y todes; esa que nos reconoce como sujetos políticos en nuestras diversidades. Las luchas de hoy, son los derechos de mañana.

Hoy, renovamos nuestro compromiso personal y político de FORTALECER NUESTRAS SUBJETIVIDADES desmontando estereotipos, eliminando la culpa y la subvaloración como estrategia cotidiana de violencia.

Hoy re-afirmamos nuestras convicciones y actoría por la igualdad entre los géneros y diversidades sexo genéricas.

Algunos compañeros varones nos acompañan también, pero deben ser muchos más, y más decididamente.

Hoy, especialmente hoy, honramos a nuestras compañeras indígenas que en este tiempo de profunda crisis política defienden con valentía Vida Buena y Buen Vivir para nuestra patria.

 

Por Ustedes, por nosotras, por las que fueron, por las que serán…Hoy conmemoramos nuestras luchas.

Referencias


0 Comentarios

Agregue un comentario

Avatar placeholder

Su dirección de correo no se hará público.