Por: Teresa Tovar Samanez

Greta y Massiel son dos adolescentes de este siglo a las que les han arrebatado su futuro. Greta Thunberg es la niña sueca de 15 años que encabeza una movilización mundial ante la destrucción del planeta. En diciembre declaró ante la ONU: “Nuestra civilización está siendo sacrificada para que unos pocos tengan la oportunidad de seguir acumulando grandes cantidades de dinero. No hemos venido a rogar a los líderes mundiales que se preocupen. Ya nos ignoraron en el pasado y lo harán otra vez. Uds. se han quedado sin excusas y nosotros nos hemos quedado sin tiempo” (dic 2018).

Massiel Martínez es una niña ayacuchana de 14 años, líder del movimiento de alcaldes escolares. Dijo algo parecido: “Siento impotencia, indignación y tristeza a la vez porque de acá a un tiempo no vamos a tener una vida normal, la contaminación va a sobrepasar el límite. No va a haber agua potable, limpia, ya no podremos ver el cielo que estamos mirando, no vamos a respirar el aire puro, posiblemente estemos con mascarillas.” (set.2019).

Las condiciones en que viven son muy distintas. Greta vive en un país que está en puesto 7 de desarrollo humano, con un ingreso por habitante siete veces mayor que el del Perú ($53.873 vs $7,002). Massiel vive en la cuarta región con mayor índice de pobreza y que sufrió la violencia del conflicto armado, en un país que está en el puesto 89 del Índice de Desarrollo Humano.

Por ello no sorprende que los adolescentes reunidos en el encuentro Una Educación con Sentido (Foro Educativo) dijeran que tenían muchas trabas para sobrevivir.

La primera es la falta de economía “¡es tan obvio!”. También reclamaron con fuerza “comprensión” y “una crianza con ternura”, donde puedan jugar y estudiar sin ser explotados, donde no exista discriminación, ni acoso, ni corrupción.

Varias chicas relataron que ellas o sus amigas habían sufrido violencia sexual. A los adolescentes que viven en el Perú no solo se les arrebata su vida futura, sino también la presente.

La escuela no asume su rol a cabalidad. Ni aquí, ni en Suecia. Greta dice que aprendió más fuera de la escuela sobre la crisis ambiental: “¿Qué voy a aprender en la escuela? Los hechos no importan allí….cuando tenía 8 años aprendí viendo videos, con imágenes de osos polares sufriendo.

Aquello no salió de mi cabeza, y fue ahí cuando comencé a investigar… fui a bibliotecas, vi películas como “Una verdad incómoda” y conversé con climatólogos, geólogos, científicos de distintos campos”. Massiel señala que la crisis ambiental es un tema que no tiene importancia en la escuela y muy poco eco en los medios.

Estamos ante una revolución de adolescentes en el planeta. El 23 de setiembre Greta hablará nuevamente ante la ONU en Nueva York. Ya no está sola, millones de niños, niñas y adolescentes de todo el mundo marchan junto a ella. La escuela será afectada por este terremoto que coloca en primer plano un tema “transversal”.


0 Comentarios

Agregue un comentario

Avatar placeholder

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *