La humanidad, como proyecto, es algo en permanente construcción. Si esta implica que todos los seres humanos somos iguales en dignidad, libertad y justicia, la historia nos ha demostrado que estos derechos solo se alcanzan producto de pugnas constantes entre los diversos grupos de poder y aquellos que se encuentran en el otro extremo del espectro, y a quienes estos han sido negados. Desde la perspectiva de estos colectivos “deshumanizados” no solo se trata de conquistar derechos ya conocidos sino de ampliar el abanico de derechos posibles, tal como se ha ido planteando con las diferentes generaciones de derechos (que van desde los derechos de las minorías sexuales y étnico-raciales hasta los derechos ambientales).

Es sobre la base de esta lucha por los derechos de la humanidad que nos atrevemos a hacer la pregunta sobre cuáles son los sentidos de la educación. Obviamente, se trata de dotar a la educación de sentidos que garanticen a la humanidad el gozo de su dignidad, libertad y justicia intrínsecas. Esto implica incorporar aquellas características y modificaciones necesarias que conlleven a la deconstrucción de los tres principales desafíos de la humanidad: el patriarcado (y con él el machismo, la misoginia, la homofobia y la heteronormatividad); el colonialismo (que incluye el racismo, la xenofobia y la discriminación por origen étnico y cultural); y el capitalismo salvaje (desde el cual se genera la inequidad social y las diferencias socioeconómicas pero también situaciones como la crisis medio ambiental, la esclavitud y la explotación).

Estos tres desafíos se entrecruzan y dan como consecuencia una sociedad inequitatitva, desigual y amenazante para aquellos sectores históricamente vulnerados. Pero también interactúan para negar derechos humanos fundamentales, como lo es el derecho a la educación, afectando no solo su acceso y calidad sino también su lógica, proponiendo en la actualidad una formación que dista mucho del respeto y el ejercicio de los derechos ciudadanos.

En Foro Educativo apostamos por una educación emancipadora, por un lado, y que por otro lado promueva la justicia, la libertad y demás valores de convivencia. Emancipadora para las personas y los colectivos que ellas integran y desde los cuales gestionan sus identidades, y a la vez promotora de los derechos de la sociedad y de la humanidad.

Más detalles de los Sentidos de la Educación en nuestra web del Seminario.

Categorías: PUBLICACIONES

0 Comentarios

Agregue un comentario

Avatar placeholder

Su dirección de correo no se hará público.